Pedone, Matias

Esto no es para contar de mis inicios con Leo, en este maravilloso mundo que es el buceo, sino es para expresar mis sensaciones, de un viaje en especial, que yo creo que al menos, a mí me va a quedar guardado en un lugarcito de mi corazón, este viaje del cual hablo es el que hicimos 
Cecilia, Marcelo y por supuesto Leo a Ushuaia, canal de Beagle. Fue una experiencia alucinante, cuando tuvimos que bucear en esas aguas heladas y comenzábamos a sumergirnos, la primera sensación es de mucho frió en las manos y la cabeza, pero luego a medida que iban transcurriendo los minutos se iba pasando, disfrutando de los bosques de kelp, quedándonos enredados en ellos y tratando de escapar de esas enormes algas que formaban grandes columnas y uno se quedaba fascinado observándolas sin poder creer la dimensión de estas, a esto se le agregaba unos fabulosos animales, las centollas, que parecían traídas de otro planeta, con sus movimientos lentos caminado por los fondos del canal de Beagle , con las cuales teníamos peleas tratando de agarrarlas para sacarnos fotos y poder luego cuando subamos a la superficie mostrárselo a la gente que no tuvo la posibilidad de experimentar esta hermosa sensación. Este buceo es distinto a todos ya sea por el lugar donde nos encontrábamos o bien por la vivencia de poder tener el privilegio de antes  de tirarse al agua con el equipo puesto y en la salida del buceo poder ver nevar. Mas allá de todo no hay nada más lindo que disfrutar de un buceo pero con amigos porque sin ellos no tendríamos la posibilidad de contar e intercambiar sensaciones de lo que nos produjo, por que a mi parecer no hay nada más bello que salir del agua y decirle a tu compañero, amigo "esto de bucear en el mar y sentir como si estuvieras en los lagos de Bariloche, sumado a que afuera del agua nieva es una  sensación orgasmica" o no Leo ??
Matías Pedone