Cataneo, Andres

 ...Todavía recuerdo la primera vez, allá por el ’90, cuando por primera vez Leo nos ofreció “probar”, en la pile del Centro Acuatico Puchuri, lo que era respirar debajo del agua. Yo en ese entonces tenia mucho miedo (solo tenía unos 6 años de edad), de solo pensar que te ponían un cinturón con plomos me daba un poco de cosa!... los años pasaron y fui teniendo confianza a esa actividad que de a poco me fue gustando cada vez más…Así comenzaron a hacerse viajes a Puerto Madryn, con el motivo de poder realizar los “Bautismos de Mar”… fue una experiencia increíble, pasar de una pileta de cemento a aguas abiertas, con una fauna impresionante y buceando en barcos hundidos.Los años pasaron y llego la oportunidad de poder formar parte del primer grupo Open Water Diver a cargo de Leo Tournier. Para todos era comenzar una etapa nueva, pasar de bucear de la mano con un guía a tener que “soltarte” y comenzar a investigar ese maravilloso mundo que existe bajo el agua.Así llego el día de tener que ir a Colonia a  realizar el Check out en la cantera Ferrando. En aquellos tiempos prácticamente no existía vida alguna en la Cantera!!!, solo estábamos los árboles, el agua (helada!!!) y nosotros. Pese a que si fuera poco, solo habíamos conseguido como trajes de neopreno que, aunque yo mal no recuerde, solo 1 de ellos estaba sanito!!, todos tenían agujeros por todos lados… la verdad que se sufrió mucho el frió!!!Al margen de ese “pequeño”problemita, todos salimos a bucear, sufrimos de frío, pero pudimos realizar todas las destrezas que Leo quería que hagamos para así poder obtener el titulo de Open Water.En el año `99 pudimos realizar un Vida a Bordo con el Golfo Azul. Cuando me presentaron a todos mis compañeros de viaje, me di cuenta de que era el más chico del grupo… pensé para mi mismo: “me voy a re embolar!!”. Terminó siendo un viaje maravilloso, me divertí como si estuviese con mis mejores amigos, buceamos con lobos marinos, hicimos buceos de naufragios, y solo nos faltaba una cosa: bucear con ballenas. Recuerdo que no habíamos tenido la posibilidad de bucear con una de ellas, y en el ultimo buceo, Leo me dijo al oído: “vas a ver que ahora mientras buceamos, se nos va a aparecer una ballena”. Yo en ese momento tenía pocas expectativas de que eso suceda…  Terminando el buceo, nos encontrábamos haciendo la parada de descompresión, y de pronto… todo se puso oscuro, miramos hacia arriba y sobre nosotros estaba pasando una ballena!!, fue una sensación que nunca la pude explicar con palabras… solo había que estar ahí para poder describirlo. Salimos a la superficie y teníamos a ella, a tan solo 2 metros de nosotros… fue una cosa que corrió por dentro mío, algo inexplicable, una sensación que solo los que pudieron estar en ese lugar pueden explicar…En el año 2001 pudimos ir a Cozumel (México), fue un viaje fantástico… es un lugar en el que hay toda especie de peces… corales de todo tipo y color, y una visibilidad increíble.En ese mismo lugar pudimos ir a bucear a los Cenotes (las conocidas “Cavernas”). Fue sin lugar a duda uno de los tantos mejores buceos que tuve oportunidad de realizar… un lugar con una visibilidad de unos 100 metros, y una sensación que no tengo palabras para explicar…Por todo esto y por los maravillosos lugares que me hiciste conocer, te agradezco Leo por haberme metido en este mundo maravilloso que existe debajo del agua!!...Un cariño para todos… y como dice Leo: “bucear es un placer, pero si es con amigos, el placer es doble!!”
Andrés Cattaneo