Grunblatt, Yamila

3 de marzo, luego de largas horas sentadas sobre un avion llegamos al paraiso! Las tremendas ganas de conocer este mundo subacuatico se encontraron con el miedo y la poca experiencia en el buceo que tenemos, pero nada nos detuvo. Los consejos del master instructor Leo Tournier y la gran emocion de conocer y explorar la "cuna de la biologia" hicieron que superaramos todas las expectativas.Los buceos en Isabela representaron una lucha contra nuestros oidos, como costo compensar! pero bueno, a fin de cuenta valió pena bajar para observar tremendos eclipses de mantarrayas, adornados de gran cantidad de variados y coloridos peces, y que decir de las ferreterias completas de tiburones martillos! pero no nos adelantemos...eso fue en las aguas de Santa Cruz. Isla Tortuga y los 4 hermanos, los sitios de buceo en Isabela, nos ayudaron a afianzar nuestros conocimientos como buzas y ganar confianza en el agua, además de deleitarnos con la explosion de vida que mostraron las aguas galapagueñas en tierra también es una sorpresa de vida, los empedrados de tortugas como tanques de guerra sorprendieron nuestras retinas, que hermosos bichos que brindan tanta tranquilidad y paz al observarlos!Ahora si, cuando llegamos a Santa Cruz, las iguanas se tomaron todo nuestro sol, porque los dias no nos acompañaron demasiado, estuvieron bastante nubladitos. Igualmente bajo el agua todo fue fabuloso, logramos ver desde constelaciones de estrellas de mar sobre el lecho oceanico, acompañadas del "cometa Cigarreta" despegando con velocidad hacia la superficie, hasta presenciar en plena accion un lobo marino en la busqueda de su alimento, no Leo? Que variedad biologica se observa en Galápagos, este grupo de islas y rocas no nos dejaron sorprender ni un minuto!.Nos sentimos las actrices principales de un documental de Discovery: lobos marinos pasando al lado nuestro, jugando e imitando nuestros movimentos; rayas aguila y sarten que colmaban nuestra vista; tornados de salemas oscureciendo nuestra visual,sumado también a corales, esponjas, caracoles, cefalos y nudibranquios que cubrian las paredes de la isla por debajo del agua.En el aire, lo que mas nos cautivó fue observar gran cantidad de nidos de piqueros en las alturas de las islas, distintas variedades de pinzones mezclandose en la urbanización la vegetación el lugar. También fuimos testigos de la pesca de peces por parte de los pelicanos, tanto en su ambiente natural a la llegada a Baltra como en el puerto de Santa Cruz, donde estas aves esperaban ansiosas el fileteo de los pescadores para ganarse su limosna, que no era mas que una cabeza enorme de atún. La noticia que amargo este viaje fue enterarnos, el ultimo día a las 7 de la mañana, ya despiertos con unas ganas locas de realizar el ultimo buceo, de que toda actividad fue suspendida por alerta de TSUNAMI! Tremenda decepción .Pero bueno, tampoco la pasamos tan mal, nos llevaron a un super hotel a 500m de altura..donde nos resguardamos hasta que las aguas se calmaron. Y bueno...después de semejante descripción la pregunta que queda por hacer es: Volvemos a Galapagos? CLAAAAAAAARO QUE SI!PD: Gracias a Ale y Adrian por prestarnos todos los medicamentos habidos y por haber para mejorar nuestros oidos; gracias a Leo y Diego por elogiar nuestros avances en el buceo; gracias a Gastón deleitarnos con sus notas musicales; gracias a Daniel, Adalberto y a todos por cuidarnos y hacernos cagar de la risa en cada cena y salida a bucear. G-E-N-I-A-L !!!!!!!!Las biologas, Yamila Grunblatt y Angie Garriz